El Guitarrista enamorado


Dibujo con lapiz de grafito sobre papel fabriano de 50 x70 cm

                                            Metiéndome  en un  cuadro 

Sediento de alegría con mi guitarra a cuestas 
emprendo mis pasos por al camino de la vida. 
Voy buscando en el aire canciones dulces que el amor arrullan
atardeceres lejanos que a mi amada me devuelvan. 

El polvo de las mariposas me llena de esperanzas,
las nubes a lo lejos una música dulce danzan.
Las voces de las flores que con colores dialogan,
liberando el cariño que llega de sus hojas y ramas. 

Las aves me muestran el camino hacia la cumbre,
su vuelo se sincroniza en una figura difusa que me aclama. 
¿Será que es ella? ¿Será que su alma en la brisa me llama?
El silencio expira en el espíritu del bosque,
 me impulsa el vacío a seguir buscándola.  

Por el sendero de la montaña, 
un arroyo de poemas líquidos descansa
y mi ilusión huye escapando del fracaso.
Entiendo que debo seguir ese murmullo de agua,
tal vez con la esperanza de poder hallarla.

Y voy siguiendo su línea azul bajo el amparo del cielo 
llenando mi alma con palabras risueñas.
Quizás los rayos de sol ofrezcan las respuestas
para las dudas sembradas  en mi alma.

Y entonces te veo...

Eres como un hada blanca plasmada en la brisa.
Tus caricias atraviesan dulcemente la cascada.
Me acercan a ti eternamente
 mi dulce princesa amada. 

Huella
04-05-2013

Comentarios